Resultados de la búsqueda

¿Qué hacer si una nave industrial todavía tiene amianto?

Cuando adquirimos una nave industrial, hay que tener en cuenta muchos factores relacionados con la actividad de la empresa, como la ubicación o la proximidad con vías de comunicación y transporte. Pero también debemos valorar factores relacionados con el inmueble en si, como la posible contaminación del suelo industrial, o como explicaremos en este artículo, si la nave todavía tiene amianto.

Aunque desde el 2001 en España está prohibido el uso de amianto en cualquier construcción o fabricación, lo cierto es que hasta esta prohibición se habían utilizado miles de toneladas en varios sectores, como la construcción, la automoción, la náutica, el textil o la fabricación de gran cantidad de objetos de uso cotidiano. Por lo tanto, ahora el reto es detectar y eliminar el amianto que todavía pueda quedar, especialmente en la construcción, el sector donde más se utilizó.

Sobre el amianto y los riesgos para la salud

El amianto es un material que se conoce desde hace siglos, y su uso se popularizó gracias a la combinación de sus propiedades —baja conductividad térmica i un punto de fusión muy elevado— y el bajo coste que tenía. Sin embargo, no fue hasta hace relativamente pocos años que se detectó el hecho de que también es altamente peligroso para la salud humana, hasta el punto de denominarlo el «asesino oculto».

Las fibras del amianto se pueden liberar en forma de fibras microscópicas, que las personas inhalan al respirar, y por lo tanto pasan y se depositan en los pulmones. Estas fibras provocan diversas enfermedades, como la asbestosis, placas pleurales o el mesotelioma. De hecho, se calcula que en países como el Reino Unido mueren cada año 4.000 personas como consecuencia de los efectos del amianto.

Es cierto que la peligrosidad del amianto puede variar según el tipo de amianto, la friabilidad y el estado de conservación de los materiales, pero el hecho es que como indica la empresa Hercal, especialista en proyectos de desamiantado, «no hay ninguno que no sea nocivo, todos los son en más o menos grado, y suponen un riesgo para la salud incluso a la hora de retirarlo y eliminarlo —por este motivo, solo pueden hacerlo empresas autorizadas con profesionales adecuadamente formados y equipados—».

¿Cómo puedo saber si la nave que quiero comprar o alquilar tiene todavía amianto?

Lo primero que hay que hacer es solicitar un informe de identificación y evaluación de los diferentes materiales sospechosos de contener amianto. Esto lo realizan empresas externas, mediante la recogida y el análisis de muestras en laboratorios homologados, donde se detectará si hay amianto. Según el Real Decreto 105/2008, antes de cualquier obra de mantenimiento, reforma o demolición, es obligatorio comprobar si hay materiales con amianto. Por lo tanto, tenemos que pedir esta documentación. Si la nave no ha sido reformada ni se ha hecho ninguna comprobación, vale la pena que encarguemos nosotros mismos un estudio antes de adquirirla, ya que en el caso contrario tendremos que asumir nosotros la responsabilidad de eliminar el amianto antes de cualquier obra o reforma.

Es cierto que no siempre que se detecta amianto hay que retirarlo y realizar una descontaminación, siempre que esté bien identificado, en buen estado y no suponga un riesgo para la salud —esto también nos lo indicará el estudio—, pero cuando estos materiales llegan al final de su vida útil, o cuando se vuelven peligrosos para la salud, sí habrá que hacerlo.

¿Qué tengo que hacer si debo retirar amianto de mi nave industrial?

De acuerdo con la normativa, las tareas de retirada, descontaminación y eliminación del amianto debe hacerlas una empresa autorizada, es decir, que esté dada de alta en el registro RERA.

A partir de aquí, según Hercal, hay unas fases bien definidas:

  1. Analizar los materiales que contienen amianto: tipo de amianto, ubicación…
  2. Redactar el Plan de Trabajo con Riesgo de Amianto, según el Real Decreto 296/2006, para su aprobación por la Inspección de Trabajo. Sin esta aprobación no se podrán iniciar los trabajos de desamiantado, y hay que comunicarlo a la inspección con 72 h de antelación.
  3. Aislar la zona afectada.
  4. Retirar los materiales que contienen amianto.
  5. Descontaminar la zona afectada.
  6. Preparar los materiales para el transporte.
  7. Verificar la zona afectada y la zona descontaminada.
  8. Transporte de los materiales por parte de un transportista autorizado.

Según Marta Alonso, Técnica de Prevención de Riesgos Laborales de Hercal, «es esencial que se hagan este tipo de comprobaciones, especialmente en naves industriales antiguas, ya que por desgracia el amianto aún está presente en muchas construcciones, y supone un elevadísimo riesgo para la salud de las personas». 

 

Fuentes: Guía sobre el amianto. Visión general y proceso de descontaminación (desamiantado); Hercal.

 

Pere Masachs
Socio director de Masachs Industrial

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • Últimas entradas

  • Categorías

Ofrece tu inmueble

Comparar propiedades