Resultados de la búsqueda

La crisis del transporte marítimo global: ¿Qué está pasando?

Hace ya un tiempo que el transporte global de mercancías se encuentra colapsado, aunque sus efectos se empiezan a notar ahora de forma más generalizada, tanto en la industria como de cara al consumidor. Escasean las materias primas y elementos básicos para la industria, como el acero o los microchips, entre muchas otras cosas. ¿Por qué está pasando esto y, quizás lo más importante, cuándo se resolverá?

Según las conclusiones del Review of Maritime Transport 2020, de UNCTAD, el transporte marítimo supone más del 80% del comercio de mercancías global. Las tensiones económicas y logísticas provocadas por la pandemia de COVID-19 han afectado gravemente a este canal de transporte, ya que se ha producido un efecto acumulado.

El aumento de la demanda del consumidor final ante la situación de incertidumbre ha provocado una bajada de stock de las empresas, que a su vez han incrementado la demanda para evitar tener rupturas de stock. Todo ello ha saturado las infraestructuras, tanto la capacidad de los contenedores como la capacidad logística de puertos de todo el mundo, especialmente en China y los EUA, y ha tensado las cadenas de suministro. Esta falta de contenedores y la saturación de las principales infraestructuras portuarias provoca a su vez un aumento de precios, que afecta a la industria y se traslada, por lo menos en parte, al consumidor final.

Porque, si bien la pandemia ha provocado por una parte un aumento generalizado de la demanda en muchos sectores, por la otra ha paralizado la producción de determinados elementos básicos, como es el caso de los microchips. Con la primera ola de COVID-19 una parte importante de la actividad industrial se paralizó, entre ella la fabricación de microchips, mientras aumentaba precisamente la demanda de dispositivos móviles y electrónica de consumo que incorporan esta pieza. Los stocks existentes soportaron durante un tiempo esta tensión oferta-demanda, pero sus efectos se están finalmente poniendo de manifiesto en toda la industria en que la electrónica es una parte del valor del producto.

A todo esto hay que sumar otros sucesos, como el atasco del Ever Given en el Canal de Suez en abril, que detuvo el tráfico de mercancías durante una semana en una de las principales vías fluviales mundiales, o las lluvias que han sufrido lugares como China o Alemania, y que han afectado al transporte ferroviario. Por ejemplo, las inundaciones en la ciudad de Hagen han provocado retrasos en el envío de acero de la empresa Thyssenkrupp.

Pero quizás la pregunta más decisiva es cómo y cuándo se resolverá el problema. Algunos expertos opinan que se trata de una situación puntual que se resolverá durante la primera mitad del 2022. Otros opinan que esta situación es un punto de inflexión que forzará un cambio en el modelo logístico actual. De hecho, algunas empresas como Amazon o IKEA están fletando sus propios barcos para surtir la demanda. Lo más probable es que se trate de una situación puntual, pero que provocará algunos cambios en logística que nos harán estar mejor preparados para incidencias futuras.

Pere Masachs
Socio director de Masachs Industrial

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • Últimas entradas

  • Categorías

Ofrece tu inmueble

Comparar propiedades